Los empleados deciden en qué idioma publican sus entradas.
Puedes encontrar más contenidos seleccionando el idioma inglés en el enlace superior.

Lo que no puede ser no puede ser y además es imposible, incluso en 4G

1 Malo2 Mejorable3 Normal4 Bueno5 Excelente (Votos: 1. Media: 5,00/5)
Loading ... Loading ...

Desde el año 2007, se están realizando en distintos países las asignaciones de frecuencias para el despliegue de los sistemas celulares denominados de cuarta generación. Como es habitual en estos casos cada gobierno hace de su capa un sayo (y en el caso alemán parece que han querido hacerse algo más de uno) en cuanto al sistema de asignación de dichas bandas: asignación por tecnologías y méritos tecnológicos, por subasta, o por mezcla de ambos criterios.

El año pasado el gobierno alemán sacó a subasta el espectro dedicado a 4G, siendo las cifras de recaudación bastante elevadas, en concreto Telefónica invirtió casi 1400 millones de euros en la misma, cifra nada desdeñable si bien todavía alejada de la astronómica cifra de más de 8000 millones abonada por una licencia en la infausta subasta del espectro de UMTS.

El caso es que el gobierno alemán, en su afán de “servicio al público” y de incluir la mayor variedad de actores posibles en el negocio de la 4G, decidió subastar todas las posibles bandas de frecuencia asociadas a canalizaciones de LTE en la banda de 2,6 GHz, cuyo reparto quedó de acuerdo a la siguiente gráfica:



En la asignación se mezclan dos tipos de modo de funcionamiento: el TDD, de acceso por multiplexación en tiempo, y el FDD, por frecuencia. En el primer modo, TDD,  la estación base transmite y los terminales escuchan, y luego, en otro periodo de tiempo, los terminales transmiten y la estación base escucha. En el otro modo la estación base transmite en una banda de frecuencias, y los terminales en otra.

Todo el mundo parecía muy contento, hasta que leyendo la letra pequeña de las especificaciones vino a resultar que no es factible que sistemas TDD y FDD estén en canalizaciones adjuntas, porque por imperfecciones inherentes a la física fundamental ambos sistemas se interfieren entre sí. A nivel más técnico, no dejar una banda vacía de guarda entre las de TDD y FDD requiere unos gálibos de densidad espectral de potencia en transmisión y de filtrado de recepción absolutamente inviables.

Por tanto, y dado que tal como decía el maestro Guerra: “lo que no puede ser no puede ser y además es imposible”, parece que habrá que buscar una solución para compensar a los operadores agraciados con las bandas TDD, porque ineludiblemente parte de las bandas de TDD habrá que dejarlas vacías.

Post extraído de la red de blogs de Telefónica I+D. Autor: Luis Miguel Campoy Cervera