Los empleados deciden en qué idioma publican sus entradas.
Puedes encontrar más contenidos seleccionando el idioma inglés en el enlace superior.

¿Contenidos locales o contenidos en red?

Por Francisco Rodriguez

What have you changed your mind about? Why? Esta es la pregunta anual de “Edge”, el sitio de John Brockman, editor the buena parte de los pensadores científicos en activo. Es posible consultar las respuestas. Realmente merece la pena.

Puestos a cambiar de opinión, yo no me voy a quedar atrás. Por ejemplo, hasta hace poco pensaba que la conexión a Internet se empezaría a pagar por volumen de conexión, y que eso resolvería el “Problema de Imagenio” (la amenaza que suponen el vídeo bajo de demanda de los proveedores de servicios en Internet, frente a las soluciones IPTV de la operadoras).

El “Problema de Imagenio” se refiere al hecho de que, con las redes de acceso de alta velocidad, cualquiera en Internet podrá proporcionar un servicio equivalente, al menos en lo que se refiere al vídeo bajo demanda, y alguno lo hará gratis. La tarificación por volumen es una forma de evitar el problema. Si una operadora como Telefónica cobra por tráfico descargado, a los usuarios les costará menos dinero pagar por un contenido de Imagenio que descargarse la película por Internet.

Al hacer los números, las cuentas salen, aunque por los pelos. Hoy día puede ser razonable cobrar unos 20€ por 4GB de descarga. Esto es lo que ocupa una película típica, que en Imagenio podría costar unos 5€. Al usuario le interesa.

Yo solía decir que la banda ancha se debería pagar como el gas o el agua, por volumen. Si estamos acostumbrados a hacerlo para estos “fluidos”, ¿por qué no para el fluido de información?. El fallo del razonamiento es que el agua o el gas son bienes escasos, mientras que el ancho de banda no lo es: cada vez hay más. Cada cinco años aproximadamente se multiplica por diez la velocidad del acceso. Es otra de las leyes exponenciales sobre el avance tecnológico, como la ley de Moore.

Esto no quiere decir que el tráfico de Internet no se vaya a pagar por volumen. No lo sé. Depende de cuanto signifique para las operadoras el coste del uso comparado con el coste de instalación y mantenimiento de la línea. Lo que está claro es que dentro de poco la descarga de una película entera será poca cosa. Con una red a 100Mb/s reales, una película de 2GB se descargará en 160 segundos.

El número de todas las películas y episodios de series jamás producidos ronda los 750.000, lo que significa una capacidad de almacenamiento necesaria de 15 EXP 15 bytes. Por otro lado, de continuar la tendencia exponencial de aumento de las velocidades de acceso, en 2017 sería corriente disponer de 1Gb/s en casa. El tiempo de descarga de una película podría ser de 8 segundos (asumiendo mejoras en la velocidad de codificación para conseguir reducir a la mitad los volúmenes). Podríamos descargarnos ese cuarto de millón de películas en 65 días.

¿La tendencia será a tener los contenidos descargados en casa o en nuestros reproductores locales, gracias al bajo coste del almacenamiento, o a tenerlos en la red, gracias a los accesos ubicuos y a las altas velocidades del acceso? Personalmente me inclino por lo segundo. Al menos para mí, mantener organizada una biblioteca de contenidos personal es un horror. Nunca encuentro lo que busco, y si pierdo el dispositivo o se me rompe el PC … lo pierdo todo.

Seguramente los servicios de búsqueda y organización personal de los contenidos en red se conviertan en algo clave en poco tiempo. Esto podría cambiar el paradigma actual de descargas piratas por otro de pago de los contenidos, simplemente por tenerlos organizados y disponibles sin preocupaciones.

Compártelo en :

Compartelo en Tuenti Compartelo en Facebook Compartelo en Twitter

Comentarios

Un comentario to “¿Contenidos locales o contenidos en red?”

  1. Beatriz on febrero 29th, 2008 %H:%M 12Fri, 29 Feb 2008 12:57:16 +000016.

    Respecto a cobrar por volumen, sí que debemos tener en cuenta que el tráfico de datos no es como el disponer de agua, luz, gas. No es un servicio básico y podemos correr el riesgo de que la gente prescinda de él. O les hacemos adictos dándoles servicios muy interesantes y que se vuelvan básicos :) Y fuera del fútbol.