Los empleados deciden en qué idioma publican sus entradas.
Puedes encontrar más contenidos seleccionando el idioma inglés en el enlace superior.

Everything is miscellaneous

Nicholas Carr leyó hasta la pagina 9 antes de alcanzar un profundo estado de enfado. Afortunadamente, comentarios como los de Cory Doctorow o Chris Anderson animan a la lectura. Y vale la pena porque este es uno de esos trabajos provocadores que hacen replantearse incluso conceptos muy asentados en nuestras mentes.

portada-everything-is-miscellaneous.jpg

 

El nuevo libro de David Weinberger, co-autor del clásico “The cluetrain manifesto”, plantea como la digitalización de la información y el uso creciente de meta información permiten liberarnos de las limitaciones que nos impone el mundo físico y alcanzar lo que el llama el tercer grado del orden (“the third order of order”). Su característica principal es la multiplicidad, y de ahí el nombre del libro, pues en este estadio no solo ha de existir una única forma de ordenar las cosas. Con ello, Weinberger nos enfrenta a un mundo con infinitas realidades de un mismo hecho, cada una perfectamente válida para quien la crea.

El libro abunda en ejemplos donde las limitaciones del mundo físico condicionan la forma en la que se ordenan las cosas. Por ejemplo en una tienda, donde es extraño que los productos se expongan en más de un sitio diferente. O en una biblioteca, donde los libros se ordenan de acuerdo a un sistema de clasificación temática. O en la enciclopedia británica, donde se continúa con la misma forma de organizar la información desde hace muchas decadas. Para todos ellos, Weinberger explica cómo sus equivalentes online explotan las posibilidades de ese tercer grado del orden.

 

Y no le falta su punto de modestia, cuando en la página 216, ya casi al final del libro, admite timidamente que los procesos tradicionales de revisión de artículos en las revistas científicas "funcionan" y que siguen siendo una alternativa a la revisión completamente abierta más de moda hoy en día.

Como es cada vez más habitual la conversación continúa en la página web creada como respaldo al material impreso. Resulta curiosa la sección de erratas que referencia las críticas de Carr. Pero es que, como reza el título del libro, no todos han de estar de acuerdo en las opiniones. Al fin y al cabo, “Everything is miscellaneous”.

Compártelo en :

Compartelo en Tuenti Compartelo en Facebook Compartelo en Twitter

Comentarios

Los comentarios están cerrados.